viernes, 17 de agosto de 2007

"La reistencia es el infierno, .....

pues sitúa al hombre en un estado de tormento".
Un metafísico me dio un día una maravillosa receta... "Si estoy en presencia de un fracaso, LO BAUTIZO COMO ÉXITO EN NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO!".
Vemos así la actuación de la gran ley de la transformación, fundada por la no resistencia. a través de su palabra este hombre transformó en éxito todos sus fracasos.
¿Querrá usted otro ejemplo? Una señora que necesitaba dinero y que conocía la ley espiritual de la opulencia, se veía obligada a encontrar a un hombre en sus negocios cuya presencia le transmitía un pensamiento de pobreza. Él hablaba de penurias, de límites; ella se dedicaba a percibir sus pensamientos de mediocridad, sentía aversión hacía él, y le acusaba de ser la causa de sus fracasos. Sin embargo, ella sabía que para demostrar sus recursos divinos, él necesitaba en principio tener el sentimiento de haber recibido. EL SENTIMIENTO DE OPULENCIA DEBE PRECEDER A SU MANIFESTACIÓN.
Un día, bruscamente, se dio cuenta de que ella "persistía" en distinguir dos poderes de uno solo. Se apresuró a BENDECIR al hombre en cuestión y bautizó la situación como "éxito". Luego afirmó: "YA QUE NO HAY MÁS QUE UNA SOLA FUERZA, DIOS, ESTE HOMBRE ESTÁ AQUÍ PARA MI BIEN Y MI PROSPERIDAD" (PRECISAMENTE LO QUE PARECÍA QUE NO SE HABÍA PRODUCIDO).
Poco después y por intermediación de ese hombre, ella encontró a una persona que, a cambio de un servicio prestado, le entregó una gran suma de dinero. En cuanto al hombre en cuestión, se fue hacia un pueblo alejado y se apartó de repente de su vida. La mujer afirmó; "Todo hombre es un medallón de oro dentro de la cadena de mi bien",pues todo hombre es una manifestación de Dios, que espera la ocasión, dada por él mismo, de servir al plan divino referente a su vida.
"Bendecid a vuestro enemigo, y desviaréis sus flechas", que se verán transformadas en bendiciones... esta ley es tan verdadera para las naciones como para los individuos. Bendecid una nación, enviadle pensamientos de amor y de buena voluntad a cada uno de sus habitantes y ya no podrá perjudicaros más.
EN LA MEDIDA EN QUE UN HOMBRE SE RESISTA A UNA SITUACIÓN, LA MANTENDRÁ. SI HUYE DE ELLA, ÉSTA LE PERSEGUIRÁ.
Un día yo le comentaba esto a una amiga que me respondió: "Ah, cuanta verdad hay en tus palabras!, yo no era feliz en mi casa cuando era joven, no quería a mi madre, que tenía un espíritu crítico y autoritario; entonces me fui de casa para casarme, pero sustituí a mi madre por mi marido, que es exactamente igual que ella y, por lo tanto, me he encontrado con la misma situación".
"Reconcíliate rápidamente con tu adversario. Lo que quiere decir: "Conviene que la situación es buena; no estés turbado y desaparecerá por sí misma". "Ninguna de esas cosas me afectan". Esa es una afirmación excelente.