domingo, 20 de abril de 2008

Mi experiencia practicando el Ho' oponopono

Poco a poco he incorporado a mi diario vivir la frase recomendada: "Lo siento, perdóname, te amo, gracias" ...y de verdad me calma cuando comienzo a sentir que pensamientos o acontecimientos diarios amenazan con desequilibrar mi paz interior.
Algunos ejemplos:
*Mi hijo Augusto, tiene 12 años y está en plena adolescencia, continuamente desafía mi inteligencia y cercena mi paciencia con sus demandas, aunque me esfuerzo, a veces no logro satisfacer todas sus exigencias cotidianas. Cuando siento ganas de gritar pidiendo auxilio, porque la consciencia solo maneja los problemas pero no los resuelve, repito en voz baja o para mis adentros: Augusto lo siento,lo siento mucho, perdona-me porque hay algo en mi que provoca esa reacción en ti, te amo, te amo, te amo, gracias o simplemente en voz alta le digo: Augusto, te amo. Inmediatamente el niño cambia su actitud y me abraza manifestándome también su amor.
*He notado que al recitar la afirmación antes de dormir tengo sueños muy lúcidos y coherentes con gente que hace mucho tiempo deje de ver, que incluso conocí a través de hermanas o amigos. Las emociones que recuerdo,viví durante el mismo, me sirven como termómetro para analizar que tipo de emociones estoy manejando actualmente para limpiarlas de la misma forma y lograr ascender a la alegría y paz que estaba perdiendo y de lo cual no era consciente.
*También funciona de maravilla cuando no podemos comunicarnos con personas alteradas emocionalmente. Intenta-lo y serás testigo de la transformación gradual de su conducta hacia ti, te mirará a los ojos y se esforzara por calmarse y hablarte con serenidad, aunque de momento siga en desacuerdo contigo.
*Siento que acelera la manifestación de lo deseos sin que intervengas en forma directa, aunque no según el orden de tu voluntad , todo se concreta según el orden Divino pero siempre a tu favor. Practica esta técnica sin expectativa y por favor comenta tu experiencia en este blog. Dios te bendice